El Brasil-Argentina se suspende por infracción al protocolo sanitario

La decisión se tomó después de que Argentina decidió retirar su equipo luego que fiscales de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, regulador) de Brasil irrumpieron en la cancha, cuando transcurrían seis minutos, ante la denuncia de que cuatro jugadores habían suministrado informaciones falsas en inmigración.

El partido Brasil-Argentina, por la sexta fecha de las eliminatorias sudamericanas al Mundial de Catar, fue suspendido este domingo por la infracción al protocolo sanitario cometido por cuatro jugadores de la Albiceleste.


De la nueva edición del 'Superclásico de las Américas', que enfrentaba a los dos primeros equipos en la clasificación de la eliminatoria, apenas se jugaron seis minutos.


La decisión se tomó después de que Argentina decidió retirar su equipo luego que fiscales de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, regulador) de Brasil irrumpieron en la cancha, cuando transcurrían seis minutos, ante la denuncia de que cuatro jugadores habían suministrado informaciones falsas en inmigración.


Los deportistas son Emiliano Martínez y Emiliano Buendía (Aston Villa) y Cristian Romero y Giovani Lo Celso (Tottenham), quienes después de actuar la semana anterior con sus clubes de Londres viajaron a Sudamérica para integrarse al seleccionado argentino.


Las normas sanitarias brasileñas vigentes exigen que las personas que estuvieron en los últimos 14 días en Reino Unido, India y Sudáfrica deben cumplir una cuarentena obligatoria de 10 días y de acuerdo con la Anvisa los deportistas suministraron "informaciones falsas" al respecto durante su proceso de inmigración.


Martínez, Romero y Lo Celso habían saltado al campo como titulares, mientras que Buendía estaba en el banco de reservas. Los cuatro jugadores llegaron a Brasil el viernes provenientes de Caracas, donde Argentina derrotó el jueves por 1-3 a Venezuela en la jornada anterior.


Con la interrupción del partido en el estadio Neo Química Arena de Sao Paulo, Argentina decidió retirarse y encerrarse en el vestuario.


Después, el capitán Lionel Messi fue el único que salió para dialogar con su homólogo brasileño Neymar y Marquinhos, compañeros en el París Saint Germain francés, y con el seleccionador local Tite y Dani Alves, a quienes les comunicó que Argentina no jugaría sin los cuatro jugadores implicados en el incidente.

17 visualizaciones0 comentarios